jueves, 22 de junio de 2017

Apoyo para SQUATS/OKUPAS personas refugiadas ATENAS. ¡DESALOJOS!



Compañeras y compañeros!

Escribimos desde Spirou Trikpupi 17, un Squat (Okupa) en el que habitan 140 personas refugiadas, fundamentalmente familias, en Atenas en este momento, y que está en riesgo de desalojo inminente por el Gobierno Griego.

Pedimos todo el apoyo, difusión y solidaridad posible, tanto visibilizando el enorme trabajo que se está realizando en las Squats de Atenas, como con cualquier tipo de acción en muestra de solidaridad que ayude a ejercer presión internacional para evitar los desalojos.

Como viene siendo habitual, a los grandes Medios de DesInformación no les ha interesado dar a conocer el importantísimo papel que están jugando los más de 10 Squats de Atenas en la problemática que las personas refugiadas y migrantes viven en Europa. Por ello, la "Coordination Assembly of refugee and migrants Squats" en Atenas ha redactado el Comunicado Adjunto sobre la frágil situación que se está viviendo esta semana en Atenas y llama a la Acción el día 23/06 a todas las personas solidarias.

Adjuntamos Carteles de Convocatoria para las 2 acciones que tendrán lugar en Madrid y Barcelona.

Toda idea sobre otras posibles acciones o formas de difusión tanto para el día 23/06 como en fechas posteriores son muy bienvenidas.

Estas son las páginas de Facebook de las Squats en Atenas para más información:
 









Los Squats son espacios autogestionados por las propias personas residentes apoyadas por personas solidarias y activistas tanto griegas como de otras partes del mundo, aquí algunos grupos de activistas que
colaboran y con los que se puede contactar en España:





¡Gracias por leer difunde y actúa!
 





COMUNICADO DE – MANOS FUERA DE LOS SQUAT - EN RELACIÓN CON EL RIESGO DE DESALOJO DE SQUATS DE PERSONAS REFUGIADAS Y MIGRANTES.

CONTRA LA CAMPAÑA DE TERROR Y REPRESIÓN GESTADA POR LOS MEDIOS Y LOS ESTADOS OCCIDENTALES

En los últimos días el Estado Griego ha incrementado sus políticas anti refugio reabriendo los centros de detención que habían sido cerrados, intentando imponer deportaciones “voluntarias” y orquestando, a través de filtraciones y publicaciones, una operación difamatoria para intimidar y aterrorizar a las personas refugiadas y al movimiento solidario. El Estado ahora incrementa su estrategia represiva creando un clima de inestabilidad para los squat de personas refugiadas y migrantes.

Ya se han hecho habituales las declaraciones del Ministerio de Orden Público sobre los inminentes desalojos de las squats en Atenas, las ultimas en esta semana, advirtiendo que todos serían desalojados antes de verano.

Una squat de personas refugiadas y migrantes es un edificio abandonado que ha sido ocupado y rehabilitado, en el que pueden habitar una media de 100 personas. Se rige por la idea de proveer alojamiento, comunidad y un espacio donde establecer las bases sobre las que poder seguir trabajando por un futuro, ofreciendo una alternativa de vida digna.

Las squat suelen estar en el centro de Atenas , la mayoría de ellos en el barrio de Exarquia con más de 10 squats. Solo en Atenas residen más de 3000 personas refugiadas y migrantes en ellas, sin tener en cuenta todas las que conviven en el resto de squats de Grecia.

Más de 62.000 personas refugiadas y migrantes se han visto retenidas en Grecia, a causa del cierre de fronteras, la ineficacia de las políticas migratorias europeas , y el acuerdo de la vergüenza UE – Turquía , dejando a miles de personas abandonadas en campos decrépitos, divididos por nacionalidades y pobremente suministrados. Espacios guetificados que deshumanizan, y que desde una perspectiva asistencialista evitan la integración de estas personas, ocultándolos, de forma intencionada de la mirada pública, que maneja como elementos pasivos.

Las squats son un iniciativa masiva y sin precedentes de autogestión y solidaridad internacional, que garantiza la comunicación y expresión sin intermediarios entre personas refugiadas y solidarias (Solidarians) , percibiendo la cuestión de los refugiados no como un negocio rentable o como caridad hipócrita, sino como parte integral de un movimiento de emancipación.

Están sentando un precedente y establecen las bases del camino hacia una realidad distinta donde la solidaridad, la coexistencia intercultural y la unión en la lucha -tanto de locales como de los refugiadas- son sus normas de actuación.

Las personas refugiadas, migrantes y solidarians llevan más de un año trabajando a través de asambleas generales, basadas en la igualdad, la solidaridad y la horizontalidad, en una lucha común por una vida digna más allá de cualquier tipo de discriminación.

Los gobiernos, los medios y otros seguidores que se enriquecen gracias a los refugiados deben tener algo claro en sus mentes: No vamos a permitir que ninguna squat que acoge refugiados sea desalojado.

¡MANOS FUERA DE LOS SQUATS!

------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario