lunes, 3 de julio de 2017

Fuerzas especiales de Paraguay y de EEUU desarrollan entrenamiento conjunto / La guerrilla del EPP es su “aliciente” en las operaciones



Por Julieta Pelcastre, Diálogo

Comandos élites de los dos países perfeccionan su accionar “contra las amenazas asimétricas”.

El Batallón Conjunto de Fuerzas Especiales de Paraguay participa en un ejercicio de capacitación combinada con el 20.º Grupo de Fuerzas Especiales de los Estados Unidos en Asunción, Paraguay. (Foto: Comando de las Fuerzas Militares de Paraguay).

Un contingente de 45 integrantes del Batallón Conjunto de Fuerzas Especiales de Paraguay (BCFE) junto con aproximadamente 20 efectivos del 20.º Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos, participan en el Entrenamiento de Intercambio Conjunto Combinado (JCET, por sus siglas en inglés). Buscan perfeccionar sus técnicas y tácticas en la lucha contra las organizaciones delictivas. “Este ejercicio se enfoca en intercambiar técnicas de entrenamiento y conocimiento de armas. Esto con el propósito de adquirir nuevas destrezas para el cumplimiento de nuestras misiones, como el combate contra las bandas criminales que operan en el norte del país”, dijo a Diálogo el Coronel Pablo Halaburda, comandante del BCFE.
 
Como parte de la cooperación entre los dos países, el Senado de Paraguay autorizó el 12 de mayo el ingreso de la unidad militar de los EE. UU. con sus respectivos equipos, armamentos y municiones, que serán utilizados en el programa de capacitación JCET, del 5 de junio al 3 de julio en las instalaciones del BCFE, en la ciudad de Asunción. Según el programa de prácticas militares, los escuadrones experimentan nuevas habilidades de combate y técnicas como combate urbano diurno y nocturno, comunicaciones, recolección de información, control de disturbios, y planeamientos y perfeccionamiento mutuo de profesionalismo militar.
 
“Todas las prácticas militares se desarrollan en base a las informaciones dadas por el personal calificado estadounidense. Se ejecutan con los medios que tenemos y suele ser con mucha estrategia, inteligencia, concentración y adrenalina”, dijo a Diálogo el Teniente 1.º de Caballería Fabián Ayala, integrante del BCFE, quien participa por tercera ocasión en el entrenamiento JCET.
 
Una parte del programa de entrenamiento está enfocado en el desarrollo de ejercicios de rescate y recuperación de rehenes en ambientes similares a lo real. Con esto se busca ampliar el rango de capacidades y mejorar la precisión y el trabajo en equipo de las unidades élite participantes para reforzar las operaciones de inteligencia contra el terrorismo y el narcotráfico.
 
Según el Tte. 1.º Ayala, el entrenamiento continuo, constante y de primera línea ayuda a conocer más a los integrantes del destacamento. “Se confía más en el compañero de al lado al saber que tiene el mismo entrenamiento que uno, eso da mucha seguridad para el cumplimiento de la misión”.
 
El BCFE, creado en 2009, es un contingente conformado por soldados del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea de Paraguay. Están altamente capacitados en diferentes áreas operacionales, especialmente para luchar contra elementos antiterroristas, el narcotráfico y cualquier situación especial, reporta el sitio web del Comando de las Fuerzas Militares paraguayas (http://www.ffmm.mil.py).
 
La toma de decisiones
 
“Con el entrenamiento podemos cumplir cualquier misión que asigne el escalón superior. De tanto entrenamiento, de tanto cartucho quemado y de tantas repeticiones, se adquiere una memoria muscular y una agilidad mental que ayuda a la toma de decisiones sobre la marcha, rápidas, precisas y certeras”, resaltó el Tte. 1.º Ayala.
 
Soldados paraguayos del Batallón Conjunto de Fuerzas Especiales de Paraguay desarrollan prácticas militares para perfeccionar sus técnicas y tácticas en la lucha contra las amenazas asimétricas. (Foto: Comando de las Fuerzas Militares de Paraguay)
 
En los últimos años las autoridades paraguayas han combatido a los grupos extremistas Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y Asociación Campesina Armada, entre otros dedicados al secuestro y la extorsión, mecanismos para financiar sus actividades violentas. El gobierno paraguayo atribuye al EPP varios secuestros y medio centenar de asesinatos desde su fundación en 2008.
 
Según el Índice Global de Terrorismo 2016, emitido por el Instituto para la Economía y la Paz (Visionofhumanity), Paraguay posee el segundo nivel más alto de terrorismo en Sudamérica. El reporte mide el impacto del terrorismo en 163 países en términos de muertes, heridos y daños a propiedades.
 
“Combatir y erradicar las estructuras criminales son una necesidad elemental para la seguridad nacional, por lo que trabajan en mantener el nivel operacional de las fuerzas especiales” expresó el Cnel. Halaburda. Desde 2009, los 160 integrantes del BCFE son entrenados por los comandos altamente capacitados de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Además, el batallón sirve como efecto multiplicador al entrenar a otras unidades convencionales de las Fuerzas Armadas de Paraguay.
 
“Quienes ataquen, maten y secuestren a gente inocente o quebranten la ley, serán sometidos a la buena o a la mala a la justicia. Estamos entrenados y preparados. Ellos [el EPP] van a perder”, enfatizó el Cnel. Halaburda. Una compañía de la unidad élite paraguaya coopera estratégicamente en los objetivos trazados contra las amenazas asimétricas en algunos distritos del norte del país, especialmente en el departamento de Concepción y San Pedro, regiones donde opera el EPP.
 
Más allá del entrenamiento
 
La cooperación entre las fuerzas armadas de los dos países data de décadas atrás. Militares y policías paraguayos han sido entrenados dentro y fuera del país por las fuerzas estadounidenses en cursos como “Carreras Civiles para la Defensa” y “Coordinación Interagencias para el Combate al Terrorismo”, además de capacitaciones para enfrentar la selva, de acuerdo con el Cnel. Halaburda.
 
“Estos cursos son muy importantes, debido a que le permiten a las dos naciones y a sus fuerzas militares estrechar cada vez más los lazos de amistad y de cooperación. El entrenamiento permite a los militares invitados a familiarizarse con el terreno, el idioma y conocer mejor nuestras fuerzas armadas”, dijo.
 
“No solo combatimos en las maniobras, sino que vamos más allá del entrenamiento al mostrarles nuestra cultura. Cada entrenamiento es una gran experiencia”, agregó el Tte. 1.º Ayala.
 
Paraguay también trabaja en estrechar la colaboración con Colombia. Con esto fortalecen y promueven los mecanismos de cooperación bilateral en el sector de seguridad y defensa con énfasis en el desarrollo de capacitación y entrenamientos militares avanzados, proyectos técnicos militares, cooperación científica, derechos humanos y ciberseguridad. “Sería bueno que la intensidad de los entrenamientos combinados conjuntos se incrementara a varias veces al año como antes se daba en las diferentes unidades de las fuerzas armadas. Siempre estamos abiertos a entrenar con nuestros homólogos”, concluyó el Cnel. Halaburda.
 
 
----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario