viernes, 18 de agosto de 2017

PCE (m-l): Sobre el atentado de Barcelona


Comunicado del PCE (m-l)
 
De nuevo ha atacado la sinrazón y de nuevo lo ha hecho contra ciudadanos y trabajadores indefensos. En 2004 fue Madrid, hoy Barcelona, dos ciudades hermanadas por la sangre y el sufrimiento de personas inocentes. Hoy, como entonces, queremos trasladar en primer lugar nuestra solidaridad a las víctimas y sus familias.
 
Tras el golpe asesino e irracional, de nuevo los Gobiernos y las fuerzas políticas de la burguesía llaman a cerrar filas contra el terrorismo, más allá de las clases, en defensa de los valores de la democracia, como si estos no estuvieran permanentemente en cuestión en su actuar diario. Pero callan sobre su propia responsabilidad.
 
Hasta el momento, en Gran Bretaña, Francia y la Unión Europea, los golpes contra ciudadanos inocentes han sido aprovechados por los gobiernos para incrementar las medidas policiales, reducir las libertades democráticas y militarizar aún más la sociedad: El próximo desarrollo de un ejército europeo, los incrementos del gasto militar, el reforzamiento de la OTAN y su implicación en acciones militares más allá del continente europeo son otras tantas medidas que tienen como excusa la lucha contra el terrorismo.
 
En el momento de escribir este comunicado, el Gobierno español habla ya de aumentar el nivel de alerta antiterrorista. Pero saben que ninguna de esas medidas es una garantía efectiva de seguridad para las clases populares en su vida diaria, cuando acuden al trabajo como en Madrid en 2004, o simplemente pasean por la ciudad un día cualquiera de agosto con su familia, como en Barcelona hoy. Saben que es fácil cometer este tipo de atentados salvajes e indiscriminados que no requieren un gran aparato logístico.
 
Pero, por encima de todo, saben (y callan sobre ello) que el terrorismo se alimenta de la desestabilización y las guerras que imponen los imperialistas. Callan que Libia, atacada y desmembrada en 2011 por fuerzas de la OTAN (por cierto, cuando el Estado Mayor del Ejército español era presidido por José Julio Rodríguez, reconocido atlantista y hoy dirigente de PODEMOS); Siria, cuyo pueblo aún soporta las catastróficas consecuencias de una guerra impuesta por las superpotencias; Yemen, bombardeado por tropas saudíes (compradoras de armas españolas y sostén de los yihadistas) con el apoyo yanqui; y Afganistán, donde los drones del ejército de EEUU, socio atlantista del Reino borbónico, realizan continuamente ataques con numerosas víctimas civiles, son otros tantos focos de terror que sustentan el argumentario de los fanáticos.
 
Saben -y callan sobre ello- que la participación activa de nuestro país en esta dinámica de guerra, su pertenencia a la OTAN, la presencia de tropas e instalaciones militares extranjeras en nuestro suelo, la implicación directa del ejército español en Afganistán, Libia y otros focos de conflicto, azuzados por la política del imperialismo yanqui y europeo, nos convierte en objetivo de los iluminados fanáticos, y convierte a nuestras ciudades y pueblos, a los trabajadores y a sus familias en objetivos directos del terrorismo.
 
No, no es posible poner fin a esta dinámica irracional sin acabar con las causas últimas que la sustentan. Por eso, hoy reafirmamos nuestro compromiso de lucha contra el imperialismo y sus guerras, por la paz y la solidaridad entre los trabajadores y los pueblos; por eso, hoy de nuevo, hacemos responsables también a quienes mienten sobre las causas del miedo y la inseguridad que atenaza a nuestra gente.
 
Por eso hoy, como en 2004 y como hace cien años, repetimos: frente a la injusticia, el miedo y la muerte, Socialismo o barbarie.
 
Madrid, 17 de agosto de 2017
 
Partido Comunista de España (marxista-leninista). Secretariado del Comité Central
 
Tomado de Diario Octubre
 
---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario